marker-map diploma sobre-cerrado telefono user users birrete user-card lupa briefing volume headset

Nuestro método de trabajo

Después de unas pruebas audiométricas , realizadas por nosotras, si la persona es candidato al programa, es atendido por el reeducador auditivo que adaptara el programa a las necesidades de la persona, vigilará que el aparato module correctamente la música y al mismo tiempo que el paciente esté escuchando con atención la calidad y cantidad de música adecuada en su caso.

En el momento de la realización de las pruebas debe estar presente un adulto responsable, a quien luego se le explicara los resultados.

El programa se hace de manera individual. Intentamos empezar un día lunes y dar las primeras 10 sesiones hasta el viernes, ese día deberemos realizar una audiometría de control para ver si es necesario hacer nuevos ajustes.

Entrevista con el paciente o con sus padres:
Pacientes superiores a los 3 años

Realización de la audiometría
(a ser posible)

Realización de programa, durante 10 días: dos
secciones diarias de 30 minutos, con un intervalo de 3 horas

Entrega de informes y pautas a seguir

Seguimiento del paciente

A quién podemos ayudar

Gúy Bérard, Médico y Otorrino Francés descubrió, que debido a fallos en la calidad auditiva como: lentitud en el procesamiento, falta de uniformidad en los umbrales, pobre lateralidad, bajo nivel de tolerancia al ruido, audición dolorosa de sonidos agudos, acúfenos, remanencias, etc, estos fallos afectan a muchos niños y adultos en una serie de patrones

La audición no es un proceso simple. Es una función cerebral compleja, cuyo grado de perfección depende de la cantidad y calidad de los estímulos auditivos que se capten.

Los primeros meses y años de la vida de todo individuo, son decisivos para el logro de una buena maduración auditiva.

El nivel de comprensión oral es sinónimo de una buena audición.

Si la organización de la ruta auditiva no se ha desarrollado correctamente, nos encontramos con numerosos síntomas en el niño con dificultades escolares: desde leves problemas para centrar y mantener la atención hasta otro extremo como es el llamado trastorno de hiperactividad con déficit de atención.

Si la percepción no es adecuada o el estímulo no se procesa de forma correcta, tendremos una pobre o nula comprensión auditiva del mundo. Este problema de comprensión será evidente en todas las áreas funcionales del ser humano: el aprendizaje, la lectura, el lenguaje, la relación con los demás, etc.

Si el Método Berard aumenta la capacidad para organizar y secuencia el lenguaje oral, también puede ayudar a este componente del proceso lector.

En general, los niños que padecen un  Trastorno Generalizado del Desarrollo, suelen tiener fallos en la calidad auditiva.

Casi siempre este tipo de perfil, en niños o adultos que presentan este trastorno, suelen tener en común una serie de patrones como: algiacusia o percepción dolorosa de ciertas frecuencias auditivas, pequeño decalaje auditivo, el ambiente sonoro les resulta agresivo,…

Razón por la cual tienden a bloquearse emocionalmente, aislarse o silenciarse, siendo muy difícil introducir conocimientos nuevos.

Con la reeducación auditiva del método Bérard podemos conseguir resultados muy positivos, en las áreas de:

  • Hipersensibilidad auditiva.
  • Audición dolorosa.
  • Déficit de atención.
  • Bloqueo emocional.
  • Desarrollo del habla.
  • Poca socialización.

La depresión es un trastorno mental .Se atribuye  a causas muy variadas. Unas son de tipo físico: enfermedades físicas graves, una alteración del sistema hormonal, otras son emocionales: por la perdida de un ser querido, del bienestar económico etc. En muchos casos no se sabe a que atribuirla.

La depresión no tiene remedio fácil. Cuando la persona es medicada, mediante ansiolíticos u hormonalmente, siempre conlleva consecuencias adversas para el organismo.

Aún siendo así quien la padece no se libra de ella más que por  periodos de tiempos. La depresión puede afectar tanto a adultos como a niños, siendo los síntomas distintos.

Con una simple prueba auditiva se puede saber si, en un grupo de personas ,hay alguna persona con estas características. También se podría concretar si sufre una depresión de las que producen tristeza o falta de ilusión o, si se trata de una mucho más grave, acompañada por la obsesión  de la muerte o la tendencia al suicidio.

El dato revelador es el audiograma.

Al cabo de diez días que dura el tratamiento, el audiograma puede mejorar y desaparecer los picos que revelan o causan el trastorno.

La hiperacusia o algiacusia, es un síndrome que convierte los sonidos cotidianos del ambiente en dolorosos e intolerantes. Ello conlleva la disminución o imposibilidad de realizar tareas cotidianas en función del grado de severidad de cada persona.

La hiperacusia aparece, en general en personas con audición normal o con audición levemente disminuida (hipoacusia ligera), o bien (más raramente) en personas con hipoacusia moderada, En general se acompaña con el fenómeno de acúfenos (zumbidos o ruidos en los oídos, que no se originan en una fuente externa),y finalmente la hiperacusia en general y sin tratamiento, sigue un curso crónico.

Además de los mencionados acúfenos, acompañan, a veces a la hiperacusia:

  • una sensación de plenitud de los oídos, o de dolor interno del oído.
  • También aparecen con la hiperacusia trastornos del sueño
  • incremento del estrés

Con la reducación auditiva del Método Bérard,  usamos  combinaciones de sonidos en bandas ancha ayuda a muchos pacientes a desensibilizar el oído,y retornar a una tolerancia normal al sonido.

 

Las ondas sonoras entran en el oído y recorren el conducto auditivo externo hasta llegar al tímpano, que hace vibrar la cadena de huesecillos . Estas vibraciones llegan a la ventana oval y de ahí al caracol, en el oído interno.

Las células ciliadas  transforman el sonido en impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro a través del nervio auditivo. Si algún elemento falla en este complejo proceso se producen pérdidas de audición en mayor o menor grados, así como también anomalías auditivas, que repercuten en una mala audición.

Casi todo es filtrado por el oído, en la lectura, cada sílaba, cada palabra, cada frase tiene su resonancia verbal, que recurre a la memorización auditiva. Leemos, pues, con el oído atento. De esta forma podemos comparar la información que recibimos, con la información que emitimos , y  hacer las modificaciones oportunas.

Los estudios  nos muestra el papel tan importante que desempeña el oído en el control de la fonación.

Demuestra que al mejorar las habilidades auditivas del individuo, específicamente su automonitoreo a través del proceso de escuchar, logra un mayor dominio de su voz o instrumento.

El Método Bérad busca restaurar la habilidad del oído, de escuchar de manera  eficiente, organizada y equilibrada. El objetivo es afinar la capacidad del cerebro para aprender.

Cuando la función de escucha es afinada o restaurada, el cerebro demuestra una habilidad de aprendizaje más efectiva ante la estimulación del medio ambiente.

En todo caso, no hay duda de que una lengua extranjera realiza su integración por medio del oído, cada lengua tiene una determinada banda de  frecuencias. Una lengua se aprende oyéndola, y oyéndola correctamente y cambiar los patrones habituales de lengua.

Pueden mejorar la nitidez, la discriminación y la percepción uniforme y correcta de determinados fonemas.La música   tiene elementos fundamentales  como el ritmo y la melodía, y se organiza como el lenguaje, por sucesiones de sonidos rítmicos.

La música utiliza la simultaneidad de timbres y sonidos, la armonía. El desarrollo de ambos lenguajes se basa, fundamentalmente, en la audición .

La voz no puede contener nada más que lo que el oído  es capaz de escuchar.

De manera que, si no hay una buena fonación, es porque no escuchamos de manera correcta los fonemas . Podemos pues ejercitar  todo lo que es el aparato auditivo, de forma que  mejorará la percepción de los fonemas , así como la descodificación del mensaje sonoro recibido del exterior, y por tanto mejorar de manera notoria la dicción.

Si le damos al oído la posibilidad de escuchar correctamente mejoraremos de forma automática e inconscientemente la emisión vocal. Escuchamos mejor , por tanto, hablamos mejor.

El cantante depende de la calidad auditiva y es susceptible mejorar. La falta de notación,  (el cantante debe escuchar su propia voz cuando retorna a él). Una buena vocalización exige una buena escucha del mensaje sonoro que recibe del exterior, y más importante aún es la capacidad de utilizar la propia voz como fuente sonora a analizar y controlar con exactitud, en intensidad y calidad.

La presbiacusia  se define como la pérdida progresiva de la capacidad auditiva  para oír frecuencias altas, empezando por la frecuencias del habla; que oscilan entre los 500 y los 4000 hz, debido al deterioro producido en el sistema auditivo generado por la edad, principalmente en el oído interno  y el nervio auditivo.

Este retroceso es lógico tras una utilización prolongada del oído. El comizendo  de la  presbiacusia, además del determinante fundamental de la edad,  también tiene parte relevante los ambiente urbano ruidoso, utilización de ciertos medicamentos lesivos para el oído, enfermedades vasculares.

Desde mucho antes empieza a producirse una mínima pero progresiva disminución de la audición que pasa desapercibida; así la audición tiene mejor umbral a los treinta que a los cuarenta años y aquí mejor que a los cincuenta. La hipoacusia una vez que se inicia se desarrolla con rapidez.

Teniendo en cuenta que de la hipoacusia a la sordera (pérdida total de la audición) hay sólo un paso, y que a la pérdida auditiva provocada por el envejecimiento propio de las células, se suma la situación del ambiente actual, que no ayuda.

Los ruidos ambientales son cada día más importantes, llevando la pérdida auditiva a edades  mucho más tempranas.

Decimos que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB.

La pérdida de audición afecta aproximadamente a 17 de cada 1.000 niños y jóvenes menores de 18 años. La incidencia aumenta con la edad: aproximadamente 314 de cada 1.000 personas mayores de 65 años sufre pérdida de audición.

El programa dinamiza todo el órgano y las áreas cerebrales auditivas. Su objetivo es mejorarla agudeza y la eficiencia de quien tienen leves pérdidas. Las ganancias obtenidas son notables.

Son un fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o sonidos en el oído, que no proceden de ninguna fuente externa.

Pueden ser provocados por gran número de causas, generalmente traumáticas, ser producto de un síntoma de taponamiento de los oídos. También pueden ser causados por situaciones de estrés por estudios, trabajo, entorno familiar, económico, social o exposición a ruido.

Están producidos por un alteración dentro de la estructuras que interviene en la audición. Los acúfenos pueden ser  momentáneos  o permanentes , pueden escucharse en un oído o en los dos.

Los acúfenos objetivos, son ruidos producidos por nuestro propio organismo, que se localizan cerca del oído y que se perciben en él, los subjetivos son menos frecuentes que los anteriores y pueden escucharlo  además  de quién los padece otras personas.

Existen diversos factores que causan o agravan los síntomas de los acúfenos, y están presente en la vida cotidiana.